Category Archives: Disco intervertebral

Espondilosis cervical

hern_disEs un trastorno en el cual hay un desgaste anormal en el cartílago y los huesos del cuello (vértebras cervicales). Es una causa común de dolor cervical crónico.

Causas

La espondilosis cervical es causada por el desgaste crónico de la columna cervical. Esto incluye los discos o amortiguadores entre las vértebras del cuello y las articulaciones entre los huesos de la columna cervical. Pueden presentarse crecimientos anormales o “espolones” en los huesos de la columna (vértebras).

Estos cambios pueden, con el tiempo, causar presión sobre (comprimir) una o más de las raíces de los nervios. En casos avanzados, la médula espinal resulta comprometida. Esto puede afectar no sólo los brazos sino también las piernas.

El desgaste y desgarre diarios pueden iniciar estos cambios. Las personas que son muy activas en el trabajo o en los deportes pueden ser más propensas a padecerlos.

El mayor factor de riesgo es el envejecimiento. A los 60 años, la mayoría de las personas muestran signos de espondilosis cervical en las radiografías. Otros factores que pueden hacer a una persona más propensa a padecer espondilosis son:

  • Tener sobrepeso y no hacer ejercicio
  • Tener un trabajo que requiera levantar objetos pesados o agacharse o girar mucho
  • Lesión cervical pasada (con frecuencia algunos años antes)
  • Cirugía anterior de columna
  • Hernia discal
  • Artritis grave
  • Pequeñas fracturas de la columna a raíz de la osteoporosis

Síntomas

Los síntomas a menudo se presentan de manera lenta con el tiempo, pero pueden comenzar o empeorar súbitamente. El dolor puede ser leve o puede ser profundo y tan intenso que usted no puede moverse.

Usted puede sentir dolor por encima del omóplato o éste se puede irradiar al brazo, al antebrazo o (en raras ocasiones) a los dedos.

El dolor puede empeorar:

  • Después de pararse o sentarse.
  • Por la noche.
  • Cuando estornuda, tose o se ríe.
  • Cuando dobla el cuello hacia atrás o camina más de unas pocas yardas.

Usted también puede tener debilidad en ciertos músculos. Algunas veces, tal vez no lo note hasta que su médico lo examine. En otros casos, notará que tiene dificultad para alzar el brazo, apretar fuertemente con una de las manos u otros problemas.

Otros síntomas comunes son:

  • Rigidez en el cuello que empeora con el tiempo.
  • Entumecimiento o sensaciones anormales en los hombros, brazos o, en raras ocasiones, en las piernas.
  • Dolores de cabeza, especialmente en la parte posterior de la cabeza.

Los síntomas menos comunes son:

  • Pérdida del equilibrio.
  • Pérdida del control de esfínteres (si hay presión sobre la médula espinal).

Pruebas y exámenes

Un examen puede mostrar que usted tiene dificultad para mover la cabeza hacia el hombro y rotarla.

El médico puede pedirle que flexione la cabeza hacia adelante y hacia los lados mientras ejerce presión suave hacia abajo en la parte superior de ésta. El aumento del dolor o del entumecimiento durante este examen por lo regular es un signo de que hay presión sobre un nervio en la columna vertebral.

La debilidad o la pérdida de sensibilidad pueden ser signos de daño a ciertas raíces nerviosas o a la médula espinal.

Se puede hacer una radiografía del cuello o de la columna para buscar artritis u otros cambios en esta última.

La resonancia magnética del cuello se hace cuando usted tiene:

  • Dolor intenso en el brazo o el cuello que no mejora con tratamiento.
  • Debilidad o entumecimiento en brazos o manos.

Se pueden hacer una EMG (electromiografía) y pruebas de la velocidad de conducción nerviosa para examinar el funcionamiento de las raíces nerviosas.

Tratamiento

El médico y otros profesionales de la salud pueden ayudarle a manejar su dolor para que usted pueda permanecer activo.

  • El médico puede remitirlo a fisioterapia. El fisioterapeuta le ayudará a reducir el dolor utilizando estiramientos y le mostrará cómo hacer ejercicios que fortalezcan los músculos del cuello.
  • El terapeuta también puede usar tracción cervical para aliviar algo de la presión allí.
  • Usted también puede ver a un masoterapeuta (especialista en masajes), alguien que realice acupuntura o alguien que lleve a cabo manipulación de la columna (quiropráctico, médico osteópata o fisioterapeuta). Algunas veces, unas pocas visitas ayudarán con el dolor del cuello.
  • Las compresas frías y la terapia con calor pueden ayudar con su dolor durante las reagudizaciones.

Un tipo de psicoterapia, llamada terapia conductual cognitiva, puede servir si el dolor está teniendo un impacto serio en su vida. Esta técnica le ayuda a entender mejor su dolor y le enseña cómo manejarlo.

Los medicamentos pueden ayudar con su dolor en el cuello. El médico puede recetarle antinflamatorios no esteroides (AINE) para el control del dolor a largo plazo. Se pueden recetar narcóticos si el dolor es intenso y no responde a los AINE.

Si el dolor no responde a estos tratamientos o usted tiene una pérdida del movimiento o de la sensibilidad, se contempla la posibilidad de la cirugía. La cirugía se hace para aliviar la presión en los nervios o la médula espinal.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los pacientes con espondilosis cervical tienen algunos síntomas prolongados. Estos síntomas mejoran con  tratamientos no quirúrgicos y no necesitan cirugía.

La mayoría de las personas con este problema son capaces de llevar vidas activas. Algunos pacientes tendrán que vivir con dolor crónico.

Posibles complicaciones

  • Incapacidad para retener las heces (incontinencia fecal) o la orina (incontinencia urinaria)
  • Pérdida de la función o sensibilidad muscular
  • Discapacidad permanente (ocasional)
  • Equilibrio deficiente

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

  • La afección empeora.
  • Hay signos de complicaciones.
  • Presenta nuevos síntomas, como pérdida del movimiento o de la sensibilidad en un área del cuerpo.
  • Pierde el control de esfínteres (llame de inmediato).

Nombres alternativos

Osteoartritis cervical; Artritis del cuello; Artritis cervical; Dolor cervical crónico

Referencias

Rosenbaum RB, Kula RW. Disorders of bones, joints, ligaments, and meninges. In: Bradley WG, Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, eds. Bradley’s Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2012:chap 73.

Cohen I, Jouve C. Cervical radiculopathy. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD Jr, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation. 2nd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2008:chap 4.

Takagi I, Eliyas K, Stadlan N. Cervical spondylosis: an update on pathophysiology, clinical manifestation, and management strategies. Dis Mon. 2011;57:583-591

“Ciática”. Dolor lumbar bajo y dolor de la pierna.

“Ciática” es un dolor intenso en la pierna, en el trayecto del nervio ciático. El dolor se siente que corre desde la parte posterior de la nalga a lo largo del muslo hasta el tobillo y el pie.

  • Puede iniciar de manera súbita o gradualmente, y se caracteriza por su calidad semejante a una descarga eléctrica, muy aguda.
  • Los movimientos exacerban el dolor.
  • El dolor se puede distribuir a lo largo de la pierna, pero es posible que existan puntos donde el dolor es mas intenso.
  • El dolor se asocia con entumecimiento y/o hormigueo en el trayecto del nervio.

“Ciática” es el resultado de cualquier proceso que cause irritación o compresión de las raíces nerviosas que forman el nervio ciático. La compresión puede ser resultado de una hernia de disco, un estrechamiento del canal espinal y mas raramente por infecciones o tumores.

El nervio ciatico es el mas largo y grueso del cuerpo. Mide casi dos centímetros de diámetro, se origina en el plexo sacro. Se encarga de sensibilidad y movimiento de la rodilla, el tobillo y el pie.

Piriformis syndrome

Preguntas frecuentes:

¿Cual es la causa de mi dolor? 

Su dolor puede ser causado por una hernia o un abombamiento del disco intervertebral, por un proceso degenerativo de su columna, por estenosis espinal, un tumor o una infección, espondilolistesis o fracturas vertebrales. Cualquiera de estas condiciones puede causar compresión o irritación del nervio ciático y causarle dolor.

¿Voy a requerir cirugía?

Requiere cirugía solo en los siguientes casos:

  • Cuando hay problemas para defecar o para orinar. Esto es raro, pero puede ocurrir cuando hay compresion de las raíces nerviosas
  • Si tiene estenosis espinal y su médico considera que la cirugía es su mejor opción.
  • Si tiene disfunción neurológica severa, tal como una disminución de la fuerza o dificultad para caminar.
  • Su dolor es muy intenso y no mejora con el tratamiento médico y la rehabilitación.

¿Como es la cirugía que me realizarían?

El procedimiento mas común es la microdiscectomia. El cirujano retira el disco herniado que causa la compresión de la raíz. Se realiza bajo visión microscópica o con lupas quirúrgicas. Debido a que es un procedimiento de mínima invasión, la recuperación es más rápida que con otros procedimientos realizados en el pasado.

¿Que medicamentos puedo tomar para aliviar mi dolor?

Puede utilizar medicamentos de los que se expiden sin receta, como el Paracetamol, Ibuprofeno o Naproxeno

Novedades…

metas-Paso-a-Paso

Pues así, como si nada, ya se nos fue una tercera parte de este año. Este es mi tercer año ya ya fijo en esta ciudad. Y creo que he logrado muchas de las metas que me he trazado. Todavía faltan muchas, pero hay que tener paciencia. Poco a poco estoy creando presencia en el medio. Hace dos años nadie sabía que existía y aun así tuve trabajo. El número de pacientes y de casos va en aumento. Me sorprende como todavía después de tres años todavía hay quienes creen que vivo en otra ciudad, que solo vengo los fines de semana. Pero bueno. Debo ser paciente.

Lo importante es que en este tiempo ya logré identificar los principales problemas de salud de la región y ya sé en que debo enfocarme:

  • Hernias de disco
  • Hemorragia cerebral: llámese hipertensiva o subaracnoidoea
  • Tumores cerebrales

En ese orden. También ya identifiqué lo que la gente prefiere y como le gusta que los abordes al momento de ofrecerle la cirugía. Ya tropecé al momento de cobrar honorarios, es parte del proceso de aprendizaje, estoy aprendiendo eso de hacer “paquetes”, es natural cometer errores. Ya aprendí a trabajar con las compañías de seguros. Sé que en futuro vienen cosas buenas. Es cuestión de ser paciente y no volver a desesperar…

 

Estenosis espinal

Mitos y realidades sobre las hernia de disco

Estenosis espinalTodas las hernias de disco intervertebrales agudas deben operarse.
Falso. Los casos deben ser seleccionados. La principal pauta para determinar si se requiere cirugía es el dolor y la presencia de complicaciones neurológicas. En la actualidad existen otras opciones de manejo como la terapia física, la ozonoterapia, con las que podemos evitar los riesgos y eventuales complicaciones que la cirugía y la anestesia conllevan. Solo los casos en donde detectamos complicaciones neurológicas que representan riesgo de secuelas graves y/o dolor muy intenso, son los que se someten a cirugía de primera intención.

Las hernias de disco intervertebrales agudas se curan con reposo.
Falso. El reposo mitiga el dolor porque con el tiempo el organismo cicatriza las lesiones, de esta forma disminuye la inflamación y por ende el dolor, pero aún así generalmente subyace la enfermedad. Esto se debe a que las causas que predisponen para una hernia de disco persisten. Por eso, cuando el paciente intenta retomar su vida cotidiana reaparece el dolor, que en mayor o menor medida limita su calidad de vida.

Las hernias de disco intervertebrales cervicales son más riesgosas que las lumbares.
Verdadero. Porque la médula cervical pasa por la columna cervical y sus lesiones pueden provocar consecuencias muy graves. La médula termina a nivel de la primera vértebra lumbar y las lesiones de las raíces, si bien son importantes son menos graves que las lesiones de la médula espinal.

No es necesario tratar las hernias de disco que presentan dolor tolerable sin lesión radicular o medular significativa.
Falso. El tratamiento precoz asegura una mejor cicatrización y mejor pronóstico a largo plazo, que la enfermedad librada a su evolución natural. Cuanto antes se trate, mejores resultados se obtendrán.

El bloqueo es uno de los tratamientos más recomendados de la hernia de disco intervertebral.
Falso. El bloqueo con corticoides y anestésicos es muy utilizado, pero solamente trata el dolor y no su causa – la hernia del disco intervertebral – por eso la enfermedad persiste y el dolor, generalmente vuelve.

La hernia de disco aguda es más frecuente en la gente joven.
Verdadero. Sin embargo, personas mayores pueden presentar un cuadro agudo de hernia de disco intervertebral.

Los pacientes que se operan de columna no quedan “bien”
Falso. Las nuevas técnicas que se utilizan en la actualidad permiten una mejor recuperación con una menor tasa de complicaciones. Anteriormente eran cirugías muy extensas, muy cruentas con muchísimas complicaciones. Hoy son cirugías más pequeñas, menos prolongadas y en algunos casos se realizan procedimientos de corta estancia, donde el paciente se egresa antes de las 24 horas a su domicilio.

Si me operan, tendré que pasar mucho tiempo en cama
Falso. Por lo general una vez operado, dará sus primeros pasos el mismo día por la tarde, se egresará antes de las 24 horas, deberá guardar reposo relativo durante 28 días y dependiendo de su tipo de trabajo, podrá reincorporarse después de un mes.

Corset

El uso de Corset ortopédico

CorsetEs habitual confundir los términos corset y faja como si se ambos conceptos fueran sinónimos. Por el contrario un corset consta de una estructura rígida que lo diferencia de las fajas, hechas únicamente de tela.

Las fajas se utilizan en algunos casos por motivos estéticos, como puede ser el ocultar el exceso de grasa en el abdomen pero también pueden servir para corregir la postura, en tal caso estaríamos hablando de una faja ortopédica. Al contrario que las fajas los corsets se usan en ortopedia con el fin de poder corregir varias patologías idiopáticas y congénitas relacionadas con la columna vertebral, entre las que se encuentra la escoliosis. Los corsets ortopédicos también se utilizan para tratar patologías de la columna resultantes de malas posturas.

Tipos de corset

Un corset ortpédico se utiliza para resolver problemas de salud que afectan a las personas como resultado de problemas congénitos o malas posturas que puede provocar molestias. Estos problemas pueden dañar las articulaciones llegando incluso a afectar a los órganos internos como el corazón o los pulmones. Tras algunas cirugías también se puede utilizar un corset ortopédico como parte de los cuidados post operatorios.

En la actualidad existen multitud de tipos de corsets que están diseñados para usos específicos. Los corsets ortopédicos se diferencian entre sí por su finalidad y por el material del que están compuestos. El tipo de corset se elige según las necesidades de cada persona, por lo tanto, es conveniente consultar a tu médico o a un especialista antes de adquirir uno de estos modelos de corset ortopédico.

Existen dos modelos principales:

  • El corset de tela con ballenas metálicas de refuerzo: Este tipo de corset se utiliza para mejorar la posición de la columna vertebral y es útil en el tratamiento de enfermedades como la hernia discal. Las ballenas metálicas sirven para hacer el corset más resistente. Para sujetar y amarrar el corset, habitualmente cuenta con un cierre o abrojos destinados para ello.
  • Corsets termoplásticos o termoconfortados: Estos corsets se realizan utilizando materiales como el polipropileno u otros materiales termoplásticos y llevan un forro que puede variar según las necesidades del paciente. Para fabricar este tipo de corsets, se crea primero un modelo de yeso y a partir de él, el personal técnico especializado en el tipo de patologías que se pretenden corregir, lo realiza y confecciona. Existe más variadad de este tipo de corsets y entre los modelos disponibles destacan los siguientes: JMilwaukee, ewett, Knight Taylor y Williams. Estos modelos se diseñan y confeccionan a medida para cada persona. Debido a que los corsés ortopédicos se realizan a medida, el propio médico será quien realizará los ajustes ortopédicos necesarios.

Donde comprar un corset ortopédico

Aunque en algunas farmacias venden algunos modelos básicos, se trata habitualmente de corsés con ballenas metálicas y no se deben confundir con las fajas, más frecuentes en farmacias. También existen modelos que se pueden conseguir en algunas tiendas de segunda mano en internet pero no es recomendado su uso ya que este tipo de productos ortopédicos deben realizarse a medida para tener unos resultados óptimos. Los corsets ortopédicos no suelen ser caros, o su precio no suele superar los 500 pesos dependiendo del modelo y la confección con la que esté realizado.

Respecto a esto, es importante tener en cuenta que muchos seguros de salud y la propia seguridad social suelen cubrir el gasto de los corsets ortopédico, por lo tanto, es conveniente informarse de ello antes de hacerse uno mismo cargo de los gastos.

Es aconsejable consultar a un especialista en caso de molestias o dolores y siempre antes de comenzar con un tratamiento basado en el uso de corsets o fajas ortopédicas ya que realizar tratamientos por cuenta propia, sin consultar a un especialista, puede traer graves complicaciones. Si tienes cualquier duda en relación a este tema te sugerimos que lo consultes con un especialista o con tu médico de cabecera.

 

Spinal stenosis

Discolisis con Ozono

Discolisis con Ozono
Las hernias discales pueden ser tratadas con ozono, de la misma manera que muchos de los dolores pro procesos reumáticos y por artrosis. La discolisis de ozono es una opción no invasiva para mejorar e incluso eliminar las hernias discales. 

Pacientes Ideales

Los pacientes candidatos a someterse a esta técnica son todos aquellos que tengan una hernia discal. La discolisis de ozono es un tratamiento minimamente invasivo sin contraindicaciones, tanto para hernias lumbares como dorsales y cervicales. Todas ellas pueden ser tratadas con ozono, y la complejidad del tratamiento dependerá de la localización de la lesión. La parte cervical tiene más complicación que la lumbar, ya que en esta última los discos son más grandes y el tratamiento se lleva a cabo con más facilidad.

Pronóstico de Cirugía

Las personas que tienen una hernia discal y cuyo diagnóstico comporta pasar por quirófano, podrán evitarse la operación gracias al ozono. Los últimos trabajos que se han hecho sobre ozono han sido realizados por un traumatólogo americano que se ha basado en 9.000 pacientes. Los resultados de la comparación entre el tratamiento con ozono y el que pasa por la técnica quirúrgica evidencian que el resultado clínico ( la disminución de molestias, la desaparición de dolor, etc.) es el mismo. Incluso con el ozono se puede conseguir que la hernia desaparezca por completo.

Otros Abordajes

En función de la técnica que se use se tardará más o menos tiempo en notar los resultados positivos.  La técnica intradiscal se lleva a cabo dentro de quirófano y lo que se hace es ir directamente sobre el disco. El resultado positivo se obtiene en tan solo una sesión, rara vez se precisa de una segunda. Otra manera de abordar las hernias discales es a nivel paravertebral, una forma que no conlleva ni riesgo  ni molestias. El resultado es el mismo que el comentado anteriormente pero los beneficios aparecen al cabo de tres o cuatro sesiones, y para consolidarlo hacen falta ocho. Por otra parte, las personas que ya han sido operadas de hernias y que siguen padeciendo dolor también pueden ser tratadas con ozono. Se actúa a nivel neurológico, incidiendo sobre los nervios que  han quedado resentidos. En pocas sesiones se recupera la funcionalidad perdida.

Mantenimiento

Las personas tratadas con alguna de estas técnicas deberán hacer sesiones de recordatorio de vez en cuando, dependiendo siempre del paciente y del grado de evolución conseguido. Por ejemplo, una columna joven y sana y que haya conseguido revertir la lesión en el disco, es poco probable que necesite un seguimiento o repetición de tratamiento, ya que el problema ya estará resuelto. En cambio, cuando nos encontramos con una columna con degeneración discal con unos años de evolución y desgaste, lo  más probable es que se precise de unas sesiones de repetición para continuar favoreciendo la regeneración de tejidos.

Síndrome facetario

Faceta dolorosaEl síndrome facetario se puede definir de forma muy general como, dolor o disfunción proveniente principalmente de las articulaciones facetarias (o articulaciones interapofisiarias) y tejidos blandos adyacentes.

Las posturas por tiempos prolongados con el tronco en flexión (por ejemplo sentado inclinado hacia delante) pueden irritar las articulaciones facetarias y producir dolor. Así pues, el síndrome facetario, también tiene un componente postural. Otra causa es la traumática, generalmente con la columna lumbar en hiperextensión, que impacte bruscamente las articulaciones facetarias.

En cerca de un 40% de pacientes con dolor lumbar el dolor es debido a sobrecarga de las articulaciones zigoapofisarias (Síndrome de la facetas posteriores). Son pacientes en que el dolor lumbar aumenta sobre todo con los movimientos de extensión de la columna lumbar.

Componentes frecuentes del origen del síndrome facetario:(A) desgaste del disco intervertebral, (B) aumento de la lordosis lumbar, (C) posturas sostenidas con el tronco en flexión, (D) traumatismos en hiperextensión lumbar.

Los síntomas que produce, además de dolor en la zona lumbar, pueden incluir:

Dolor en el glúteo y cadera.

Rigidez lumbar, especialmente a primera hora de la mañana o después de una inactividad prolongada.

Dolor difuso referido a la pierna por la cara posterior, simulando una ciática, pero sin déficits neurológicos como hormigueos o pérdida de reflejos musculares.

Aumento del dolor con hiperextensión lumbar.

Puede que hasta un 80% de los pacientes con dolor crónico lumbar tengan parte de sus síntomas provenientes de las articulaciones facetarias. En ocasiones los síntomas pueden ocurrir de repente después de un movimiento trivial del tronco lumbar, normalmente en rotación y/o flexión como agacharse a recoger algo del suelo. Un ejemplo de ello es el “acute locked facet síndrome” o síndrome agudo de la faceta bloqueada donde se produce una pérdida repentina de la movilidad muy marcada descrito por el paciente como enganchado o atascado y un dolor muy intenso a cualquier movimiento, ya que las articulaciones facetarias son extremadamente sensibles.

Episodio agudo de síndrome facetario (Acute locked facet sindrome).

Aunque nos estamos refiriendo a la zona lumbar, también se puede aplicar de manera general a la zona dorsal y cervical. En muchos casos de tortícolis cervical el origen está en una irritación de las facetas cervicales y no de un músculo aunque haya un espasmo muscular secundario. Contracturas intensas localizadas entre los omoplatos son frecuentemente debidos a una faceta dorsal inflamada con espasmo muscular asociado.

En resumen, el síndrome facetario no es más que una manifestación de diversos problemas musculoesqueletales poco diagnosticada, y hay que averiguar cuales son las causas especificas de cada caso mediante el examen incluyendo estudios radiográficos para realizar el tratamiento apropiado. Se ha de tratar la causa y no sólo los síntomas que ésta produce, ya que como en la mayoría de los problemas de columna, estos tienden a empeorar con el tiempo siendo más difíciles de tratar.

Tratamiento

Neurotomías facetarias y los bloqueos facetarios.